06
03
2016

Entrenamientos para empresas

De Jose 0

Un entrenador personal en tu empresa es una manera de motivar e incentivar a los trabajadores haciendo deporte y mejorando nuestra salud corporal y nutricional. El ejercicio físico genera endorfinas, elimina el estrés y te mantiene en forma, evitando patologías como la obesidad, cardiopatías, hipertensión, colesterol, artrosis, contracturas, etc.

Evita bajas laborales innecesarias,ten a tus trabajadores motivados, y aumentaras la productividad de la empresa.

La crisis económica ha ido reduciendo los recursos  y los incentivos que reciben los trabajadores en su puesto de trabajo, perjudicando el correcto funcionamiento de toda la estructura empresarial. Esto ha fabricado empleados desmotivados que no rinden adecuadamente, y es tener a un empleado contento y satisfecho además de en buenas condiciones físicas puede aumentar la productividad y el trabajo dentro de la empresa.

Un empleado sano es aquel que no padece ninguna enfermedad ni dolencia, pero más allá de salvar los problemas de salud puntuales a menudo no nos detenemos lo suficiente en la prevención, que no de salvaguardar el problema antes de que se genere, evitando en muchos casos que aparezca a largo plazo.

Beneficios que nos aporta una pausa activa:

– Recupera la musculatura que ha permanecido estática o en continuo trabajo.
– Mejora la capacidad de atención concentración del trabajador.
– Favorece el trabajo en equipo.
– Combate y previene el sedentarismo.
– Libera estrés articular y muscular.
– Estimula y favorece la circulación.
– Ayuda a desarrollar la creatividad.

Cuando hablamos de la salud de nuestros empleados lo primero que nos viene a la mente es una revisión médica en cualquier mutua laboral, pero existen otros profesionales que podemos considerar buenos consejeros de nuestros hábitos diarios como los nutricionistas o los entrenadores personales.

La pregunta que nos debemos hacer es si existe en algunas empresas la figura de un médico, ¿por que no se crea la figura del entrenador personal de la empresa?. Un profesional que trabaje para que los empleados adopten hábitos saludables, realizando ejercicio físico, una dieta saludable y unas correctas pautas de higiene postural.

Las bajas laborales son una amenaza para los empresarios. Sin ir más lejos las dolencias de espalda causan el 20,4% de las consultas médicas relacionadas con la salud laboral, ocasionando costes que alcanzan hasta el 1,7% del PIB.

Unos buenos hábitos posturales durante nuestra jornada laboral puede ayudar a mejorar las condiciones de trabajo del empleado como incrementar el rendimiento del trabajador y la productividad de la empresa al rebajar ese número de bajas.

A pesar de que los países anglosajones están más sensibilizados con las prácticas que incentiban y cuidan a los trabajadores, la realidad nos dice que en España pocas empresas se interesan por los programas de prevención laboral más allá de los que marca la legislación que se limita a la revisión médica anual y los cuestionarios de riesgos laborales que muy pocos se los toman en serio.

Trata siempre a tus empleados como quieres que ellos traten a tus mejores clientes.

 Después de esta reflexión deberías reconocer que tener un empleado sano es el mejor capital que tiene en una empresa. Cuando hablamos de empleado sanos me refiero a trabajadores motivados, contentos, en buena forma física y mental que trabajan cada día para hacer crecer su empresa

¿CÚAL ES EL TRABAJO DE UN ENTRENADOR PERSONAL DE EMPRESA?

Más que entrenador personal deberíamos referirnos a esta figura como a un Coach de la salud, que se ocupa de nuestro ejercicio físico enfocado hacia nuestra salud laboral. Por tanto, una buena idea es crear programas tipo “Corporate Wellness”. El principal objetivo ha de ser cambiar de hábitos, y para ello tiene que ir mucho más allá de lo que un técnico en riesgos laborales puede llegar a explicarnos. Hablamos de un trabajo individualizado o en pequeños grupos en función de nuestra actividad laboral.

La máxima debe ser resolver las dudas que les surgen a los trabajadores durante su jornada o fuera de ella, aplicando de forma práctica recomendaciones de higiene postural, ejercicios físicos, alimentación o rutinas de trabajo. Se trata de pasar a la acción y no quedarse en la teoría para lograr un cambio real en los hábitos correctivos de los trabajadores.

Si a tu trabajador le duele la espalda y eso merma su rendimiento, a tu empresa le duele la espalda y su rendimiento decrece.

Cada vez son más las empresas que apuestan por ofrecer valor añadido al trabajador con opciones de ocio, pero un entrenador en la empresa puede ofrecer mucho más que eso, ya que nos aportará la energía y salud que necesitan los trabajadores para estar bien en la empresa y fuera de ella.

 

Etiquetas de este post